La Vitamina D Y El Aceite De Pescado Controlan la Serotonina En El Cerebro

Reading Time: 2 minutes

Un blog invitado por Designs for Health

El aceite de pescado y la vitamina D – El “Power Team” de la serotonina

Muchos estudios han demostrado que los aceites de pescado y la vitamina D ayudan a mejorar la función cognitiva, pero ¿exactamente cuál es el mecanismo de acción? En un artículo recientemente publicado en la  revista FASEB Journal, la serotonina es descrita como el posible eslabón perdido, que explica por qué la vitamina D y el aceite de pescado pueden tener un efecto tan significativo en los trastornos neurológicos.

Investigaciones anteriores han demostrado que la vitamina D ayuda a regular la conversión del triptófano en serotonina, el neurotransmisor que afecta a una gran variedad de funciones cognitivas, incluyendo el estado de ánimo, la toma de decisiones, el comportamiento social, comportamiento impulsivo, y la toma de decisiones sociales. Muchos trastornos basados ​​cerebrales, tales como el trastorno del espectro autista (TEA), el TDAH, la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión, suelen tener en común bajos niveles de serotonina en el cerebro.

Este estudio del 2015 explica cómo la serotonina es un modulador importante de la función ejecutiva, el control de impulsos, controles sensoriales, y el comportamiento pro-social. Los investigadores vinculan la producción y la función de la serotonina con la vitamina D y los ácidos grasos omega-3; esto sugiere una manera en la que estos importantes nutrientes ayudan a la función cerebral y afectan a nuestro comportamiento.

El ácido eicosapentaenoico (EPA) ayuda a aumentar la liberación de serotonina por las neuronas presinápticas mediante la reducción de las moléculas de señalización inflamatoria en el cerebro, conocidas como prostaglandinas de la serie E2. Estas prostaglandinas inflamatorias inhiben la liberación de serotonina, y por lo tanto tienen un impacto negativo en la serotonina en el cerebro. El ácido docosahexaenoico (DHA) también juega un papel en la vía de la serotonina. Este ácido graso esencial ayuda a que varios receptores sean más accesibles a la serotonina mediante el aumento de la fluidez de la membrana celular en las neuronas postsinápticas. Ambos DHA y EPA se pueden encontrar en el aceite de pescado

 Corregir las deficiencias

Las deficiencias de vitamina D y ácidos grasos esenciales son vistas comúnmente en los Estados Unidos. Este artículo muestra cómo los bajos niveles de estos nutrientes interactúan con vías genéticas, tales como la de la serotonina. Esta vía de la serotonina es esencial para el desarrollo del cerebro, la cognición social, y la toma de decisiones. Esto también explica cómo estas interacciones entre genes y micronutrientes pueden influir en los resultados neuropsiquiátricos. La vitamina D controla aproximadamente 1.000 genes, muchos de los cuales están en el cerebro.

La evaluación y el consumo óptimo de vitamina D y ácidos grasos esenciales  como el aceite de pescado, pueden ayudar a optimizar las concentraciones de serotonina en el cerebro y su función. Como resultado, podemos posiblemente prevenir y aliviar algunos de los síntomas asociados con estos trastornos sin los dañinos efectos